martes, 9 de noviembre de 2010

SOBRE EL MINISTERIO DE CULTURA - A FAVOR: SU MAYOR FORTALEZA

Debo recordar estas palabras: controversial, incierto, fortuito, cuestionable; que pueden resumir la existencia del Mincu (Ministerio de Cultura), y la presencia de Juan Ossio Acuña como encargado de la cartera ministerial, sin embargo, difícilmente se puede negar la necesidad y la falta que hacía tal institución en el país. Y es que el destino de un nuevo portafolio ministerial, en estos tiempos, y teniendo como reciente experiencia el flácido desempeño del Minam (Ministerio del Ambiente), resulta poco esperanzador para el amparo y aprovechamiento de nuestras manifestaciones culturales, dentro de un escenario político tan coyuntural y cortoplacista.

Pero este mismo escenario nos coloca ante la posibilidad de recuperar todas las piezas arqueológicas de Machu Picchu que se encuentran en poder de la Universidad de Yale, en Estados Unidos. Primera acción estimable del ministerio, no precisamente por un asunto de nacionalismo o patriotería, y que no concierne a Cancillería o el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, o el mismo INC, que por su calidad de Instituto no tiene el suficiente peso político, sino por pertenencia histórica.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

Dicen que la unión hace la fuerza. Resulta curioso ya que esto puede explicar la razón de juntar las principales entidades culturales del país como el Instituto Nacional de Cultura (INC); la Biblioteca Nacional del Perú; el Archivo General de la Nación, entre otros, para la formación del nuevo ministerio; aunque a simple vista pareciera ser una debilidad. Sucede que, desde un punto de vista político, resulta estratégico ya que cuando hablamos de cultura, nos referimos a tradición
y modernidad, a ciencia, al arte y al conocimiento, pero esencialmente hablamos de modos de vida. Sin embargo este ministerio no debe tener por primer encargo la definición de estas palabras, sino que debe tener por cometido el amparo, difusión y posicionamiento de todas ellas.

Tan sólo en Lima existen decenas de centros culturales provenientes de diversas naciones, lo cual no deja de ser favorable para la difusión y diversidad, propiamente dicha, pero ¿cuántos centros culturales tendrá el Perú en China, en España, en Japón, en Estados Unidos? ¿Cuántos artistas, científicos, filósofos, o estudiantes peruanos tienen un lugar en el extranjero donde mostrarse? Una vez escuché a un joven poeta chileno, del cual no recuerdo bien su nombre, decir que en su país a los artistas les preocupa la definición de cultura en manos del Estado, sin embargo la oportunidad de mostrar su trabajo se ha visto favorecida. Queda entonces esperar lo mejor del nuevo ministerio, ya que la cultura es una de nuestras principales fortalezas como nación, como colectividad, que forja nuestra definición como país.


Por:
DANIEL BEDOYA RAMOS. (Lima, 1986) Comunicador por la UNMSM. Ganador en el concurso de poesía de la revista literaria “Discursiva” 2008, publicado en su 2da edición; y en la Primera Antología Poética Catástasis 2008, de OREM (Trujillo). Ha sido periodista en el diario La República.
http://issuu.com/lalunadepierrot/docs/lp1
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...