miércoles, 20 de abril de 2011

LA LUNA DE PIERROT Nº2 : GLOOMY SUNDAY, LA CANCIÓN SUICIDA

Tú no comprendes la angustia
terrible de estar esperando,
sin verte llegar
¡Vuelen tus pasos
que debo marchar!
(versión original de R. Seress)

Estos inofensivos versos pertenecen a la versión traducida de Gloomy Sunday, una canción de origen húngaro que, a pesar de su aparente pasividad, es una canción popular por su relación con actos suicidas.

Canción suicida
Una canción suicida, una melodía de características lúgubres, una composición musical lenta en la que suelen predominar acordes menores y timbres opacos, además de contar con letras deprimentes y sugestivas (los ángeles no tienen intención de resucitarte/ ¿se enfadarían si pienso en reunirme contigo?). Esta suma trasmite sentimientos de angustia y desesperación, sobre todo a aquellos que se encuentran sumergidos en tristeza o desilusión, ya sea amorosa o de otra índole, llevándoles a desgarrarse la vida.

Gloomy Sunday, que nació en 1933, se traduce al castellano como “Domingo lúgubre”. Su creador, Rezso Seress un pianista autodidacta, fue el culpable de la música. El mismo Seress fue condenado al efecto que produjo su funesta melodía: terminó quitándose la vida en 1968, arrojándose de lo alto de un edificio, dejando detrás Glommy Sunday, su única composición que llegó a tener éxito. Laszlo Javor culpable de la letra, según cuenta la leyenda, también se suicidó al ser abandonado por una novia un día de domingo y antes de su fatídica decisión dejó una nota con el título de la canción.

En 1936 este tema empezó a ser relacionado con una serie de suicidios, lo que originó su prohibición por las autoridades húngaras. Tal censura llamó la atención de los norteamericanos quienes no desperdiciaron -como ocurre siempre con los sucesos curiosos- la ocasión y a finales de 1936 ya había una cantidad importante de versiones, las cuales han seguido aumentando hasta este siglo.


VERSIÓN HÚNGARA ORIGINAL



El mito
Esta canción, que presenta una melodía melancólica, fría, pero de sonidos graves y cadencias pesadas, ha sido cantada casi siempre por una voz aguda, ya sean sus interpretes hombres o mujeres. Con estas características, indefectiblemente la canción trae consigo toda una leyenda: fueron más de 17 los suicidios relacionados con Gloomy Sunday en Hungría antes de que la canción fuera prohibida. Se decía que la gente solía suicidarse después de escuchar esta canción y ser invadidos por una gran tristeza, y que los suicidas dejaban, como notas, el gramófono sonando o la letra de la canción escrita en alguna superficie cercana, cualquiera que haya estado lo suficientemente cerca antes del último respiro. Esta composición tuvo también efectosen Estados Unidos donde, tras el registro de suicidios relacionados al domingo lúgubre, se tuvo que prohibir luego de su masiva comercialización. El mito toma fuerza al contar en más de un centenar los casos de muertes voluntarias relacionadas directamente con la canción.

Las voces
Esta misteriosa cancion fue versionada por voces de todos los tiempos y todos los generos: desde voces de la talla de Billie Holliday y Sara Brightman, pasando por músicos extraordinarios como Elvis Costello y Ray Charles, hasta raros sonidos como los de Heather Nova y Bjork, siendo las más lúgubre y oscura versión la de Diamanda Galas. Ha habido otras interpretaciones como la de Sinead O’Connor, Lydia Lunch, Paul Whiterman y Lucia Jiménez. En suma, son cerca de 50 músicos reconocidos los que han contribuido a seguir alimentando la leyenda de la canción suicida.


VERSIÓN OSCURA DE DIAMANDA GALAS



Sin embargo, esta canción no sólo se escuchó en ondas radiales o grabaciones discográficas, sino que también llegó al cine. La Caja Kovak de Daniel Monzón, y Leyenda de una Canción, tratan sobre los suicidios producidos por dicha composición. En La Lista de Schindler de Steven Spielberg, se oye Gloomy Sunday durante el inicio, cuando se presenta al personaje Oscar Schindler.

Finalmente
Antes de completar este breve comentario, hay que recordar que la canción se crea en las posguerra de la Primera Guerra Mundial y durante la Gran Depresión en Estados Unidos, época en que la miseria y la desesperación cubrían casi todo ámbito de la vida. Y con un contexto tan deprimente una canción motivadora de sentimientos depresivos ayudaba a la ola de suicidios.

Colofón: a pesar de las leyendas fatales que la recargan, Gloomy Sunday aún se escucha y se sigue vendiendo. Además aunque posteriormente a esta canción se le añadió una tercera estrofa con toques más ensoñadores, continuó siendo conocida como un tema suicida: Triste es el domingo, entre las sombras lo paso entero/ mi corazón y yo hemos decidido que se acabe todo/ pronto habrá velas y oraciones tristes lo sé/ déjalos, que no haya lágrimas/ déjalos que sepan que estoy contenta de ir.


EN LA GRAN VOZ DE BILLIE HOLIDAY


Por: Jean Carlo Osambela Gonzales
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...