miércoles, 20 de abril de 2011

LA LUNA DE PIERROT Nº2 : EIELSON, EN FORMA DE POESÍA


¿Qué forma tiene la poesía? Jorge Eduardo Eielson traspasó cualquier posible respuesta para solucionar este problema. La poesía podía tener forma de pájaro, podía ser un nudo o estar en un papel, podía ser poesía escrita o quizá no, podía ser la misma palabra poesía escrita sobre arena asemejando la costa, esa que colinda con el mar, mar que se hace infinito en el cielo: dos formas de poesía que se extienden más allá de las posibilidades del hombre, las realidades que siempre quiere dominar, pero que ni siquiera puede alcanzar.

La versatilidad con que Eielson supo expresarse a través de diferentes lenguajes lo llevó no sólo a desempeñar su rol creativo y de pensador en diferentes campos del arte, sino a mezclarlos, a tomar de cada uno de estos elementos que puedan organizar mejor una obra artística, sea esta literaria, plástica o musical.

Este eje polivalente es notorio a través de toda su obra. Con El cuerpo de Giulia-no, obra publicada en 1972, se puso de manifiesto su interés en la fusión de lenguajes para conseguir un objetivo en el sentido y significado del texto. Resultado: la obra fue categorizada como novela, metanovela, antinovela, poema-novela, entre otras formas. A pesar de ello, el mismo Eielson dejaría en claro que no pretendió fundar una nueva forma de escritura con dicho libro (entrevista con Julio Ramón Ribeyro, La casa de cartón. Revista de cultura. Lima, verano-otoño de 1995. II Época Nº 6.) Es más, ni siquiera se colocaba a sí mismo dentro del grupo de “pintores” o “esctritores”, sus creaciones eran parte del día a día, el arte era una especie de escape, una válvula que tomaba diferentes formas para cumplir su función.

Quizá por ello el andar por diversos campos, para no ser encontrado, para continuar ocultando al Jorge Eduardo Eielson que ya no quería comprender, que no era escritor o pintor, que usaba lenguajes y técnicas de acuerdo a su visión y preocupación. Esta visión lo condujo a darle mil formas a la poesía: tan pronto era una texto, luego podía ser una pintura, nudos, cuadros, etc.

En suma, Eielson vivió una ráfaga creadora que no conoció de campos diferenciados del arte. Todo podía expresar. La forma vendría en la creación. ¿Qué forma específica darle a la poesía? Pues Eielson le dio una forma eterna: para él, y para todos a partir de él, la poesía no es nada más que un pájaro, un pájaro que sujeta sus dos patas a mi mesa. Un pájaro que es des/nudo.

Por: Gustavo Lopez Tassara
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...