miércoles, 28 de mayo de 2008

CREACIONES VII

SOL MAYOR

III
Medio día de pleno intercambio lunar


El sol, frente y sobre el poniente,
se esmera en gustar a las cascadas de la vida
se desparrama extinguible entre llamas quizá marinas
es por eso que su luz no abraza el mundo.
A partir de aquí, el sol recuerda que debe iluminarnos
y no, como se lo encargó la luna, desbaratar sus órdenes naturales
Pero el sol ha sido niño también, y como buen niño se ha enamorado
por eso hacía caso de la luna.
Luego el sol ha tratado de retomar su rumbo.
Hacia el centro más cercano ha corrido con prisa
mas se ha detenido lento en el infinito universo,
ha volteado y gritado “te amo luna”.
Pero la luna no lo oye, está demasiado ocupada admirando a Júpiter,
y también, para no perder la costumbre, por capricho.
Pero, qué raro, la luna ha vuelto a ver las llamas más pequeñas
y menos amarillas cada vez del sol
le ha parecido que en algún momento estuvieron en verdad cerca
que el rey estuvo a su disposición.
Ja, hasta en esto se equivoca la luna, cree haber perdido ya al sol,
pero el sol será siempre suyo.
Ahora es mediodía y por fin ha vuelto el sol
Pero el sol es multisolar y nos alumbra a nosotros
y mira también a la luna sobre él. A la vez.
Mas, pronto, nos quita su calor otra vez.
Su atención está sobre el punto lunar al otro lado del plano.
donde se acaba su falaz alegría de decir “yo soy el rey sol”
donde se le acaban las fuerzas anhelando “ilumíname tú”
Es mediodía pero el pleno sol nos deja sin él,
lo más raro es que en su trono está un reflejo más pequeño,
aunque más hermoso. Es hermosa.
El sol nos ha dejado de iluminar ya, se ha agotado,
ha viajado hasta convertirse en polvo.
Ahora, imponente, reinante y prepotente,
está la luna,
antes el reflejo hoy toda luz.
El sol, se ha consumido y ha intercambiado su mediodía plenipotenciario
por la dicha y el querer de vivir dentro de la luna.
Esto, a la luna, no le importa.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...