martes, 8 de febrero de 2011

PODER VERDE 2: DESBORDE AMAZÓNICO

El nombre de la presentación remite directamente al desborde popular del que habló por primera vez José Martos Mar hace casi 30 años con un texto que sigue citándose. El desborde amazónico tuvo su lugar hace un par de años y, en lo social y cultural, tras los hechos de aquel 5 de junio que todos recuerdan se hizo notorio el poco conocimiento que tenemos de los “otros” en un país donde la alteridad está a la vuelta de la esquina alimentada por una jerarquización que busca desaparecer a quienes son diferentes. ¿Quién es el “otro” amazónico? ¿Realmente nos conocemos? ¿Qué imagen tenemos de “ellos”, qué imagen de “ellos” elaboramos “nosotros”? finalmente ¿quiénes somos “nosotros”? PODER VERDE 2 nos acerca un poco más a comprender una de las múltiples culturas peruanas que existen y que deberíamos tomar en cuenta para de una vez reconocernos múltiples, diversos y diferentes, pero bajo una diferencia con igualdad.

Poder Verde 2: Desborde Amazónico, se inauguró el viernes 4 en el Centro Cultural España de Lima y el sábado se realizó una visita guiada con el curador de la muestra, Christian Bendayán y los artistas que participan de la exposición: Lu.Cu.Ma. (Luis Cueva Machengo), Harry Chávez, La Restinga, Adrián Portugal, Brus Rubio, Nereida López, Luis Torres, Santiago Yahuarcani, José Asunción Araujo “Ashuco”, Luis Saquirai, Carlos Sánchez Giraldo y Daysi Ramírez. Esta segunda edición de Poder Verde significa un cambio respecto a la realizada en febrero del 2009 y que bajo el título “Visiones psicotropicales” representó un acercamiento a una cultura que se expondría, en seguida, en vitrina nacional e internacional por los hechos lamentables del 5 de junio de aquel año.

Es justamente ese 5 de junio, y todo el contexto previo y posterior, lo que alimenta parte de esta muestra. El ansia de expresar la Amazonía como espacio vivo productor de arte y de ricos símbolos culturales, con fuentes artísticas diversas en lo rural y urbano, lo tradicional y moderno, lo local, nacional y extranjero no se desprende de la necesidad de integrar la reciente historia de conflictividad, que se ha sentido en la selva peruana pero que ha tenido eco en todo el país, para demostrar que esta historia es ya parte de la Historia.

En este sentido, la muestra conduce por instalaciones, fotografías, escultura, pintura (en diversos soportes: desde lienzos nativos hechos con corteza de árboles de la selva hasta cascos de la Policía Nacional del Perú) videoarte, máscaras, para expresar lo que los artistas populares viven en su día a día y en su relación con toda la Amazonía.

EL APODERAMIENTO

El sábado durante la visita guiada y, conforme avanzaba la tarde, fue notándose un elemento presente en diversas piezas de arte de la exposición: el apoderamiento.

En primer lugar y lo más palpable fue el apoderamiento físico que Lu.Cu.Ma. desarrolla al pintar diversos objetos (en la muestra se observa una silla y cascos de policías pintados por dentro y fuera, por debajo y por encima, con testimonios y ejemplos cubriéndolo todo). Otro ejemplo es la instalación del grupo La Restinga, que a través de la creación de “El niño de la caja” toma símbolos cristianos para la creación de un patrono de los niños trabajadores, creando conciencia de esta realidad para evitar la explotación infantil. La creación de La Restinga se basa fundamentalmente en toda la estética y ritos cristianos: procesión, la imagen de un santo, la veneración -pero sin ser una parte de esta religión- para lograr el objetivo de hacer patente la situación de niños trabajadores.

Sin embargo, una de las formas del apoderamiento estético que más llamó la atención fue la presentada en la obra de Daysi Ramírez. Veamos a continuación la imagen de los dos cuadros con los que terminó la visita guiada:


Foto de Alicia Alvaro

En ambos cuadros resalta el apoderamiento de la estética de publicidad de grupos de música popular de los últimos años para desarrollar un mensaje directo, conciso. Así, una estética que surgió de la selva pero se “exportó” hacia todo el país, retorna para expresar los sentimientos que recientes hechos han despertado.

Al presentar estas dos obras finales Bendayán recalcó la necesaria actualidad de lo que quieren expresar todas las piezas en su conjunto: por un lado la mayor conciencia de los problemas sociales de la Amazonía (contaminación ambiental, explotación de recursos naturales, desatención social básica) y la poca atención y respeto que existe hacia sus tradiciones, y por otro la conocida alegría que caracteriza a los ciudadanos de la Amazonía peruana quienes, a pesar de haber sufrido constantes historias de maltrato, siguen recibiendo con los brazos abiertos a quien llegue a su tierra.

La muestra va hasta el domingo 27 de marzo.


Por: Gustavo Lopez Tassara

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...