martes, 18 de enero de 2011

José María Arguedas Altamirano. Un centenario para recordar y revivir

Nació en Andahuaylas, hace 100 años, un 18 de enero. Su niñez no fue fácil y quizá ello marcó el resto de su vida. Ello pudo marcar la antropología, la etnología y la literatura que nos legó, que le llevó la vida y que le costó su vida.


La riqueza social con la que nutrió cada uno de sus relatos, su poesía, toda su obra, fue un elemento nuevo para nuestras letras. La visión de un país dividido por elementos culturales que se funden en la sociedad generando una serie de problemas estructurales fue la que condujo su camino, comprometido con comprender los dilemas que representaba el saber que pertenecemos a un mundo escindido: el Perú de todas las sangres, de todas las razas, todos los colores, todas las miradas y, por ello mismo, de todos los problemas, los conflictos y desencuentros.


Este complejo panorama lo llevó a tener una vida activa en el estudio de nuestra peruanidad como problema, desde sus trabajos de investigación en las ciencias sociales, su obra literaria o la difusión de la cultura andina, ya sea como profesor o funcionario.


Desde 1931 fue estudiante en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y tan sólo 4 años después publicó su primer libro de cuentos: Agua. Más adelante sería parte del grupo que fundara la revista Palabra.


Yawar Fiesta llegaría en 1941. Los ríos profundos en 1958, y con ella un gran reconocimiento que perduraría hasta nuestros días. El sexto tardaría hasta 1961. Para 1964 vería la luz Todas las sangres. En 1966, sin embargo llegaría un adelanto de su última obra: intenta suicidarse por primera vez.


Tras recuperarse un poco de su crisis psicológica y del aislamiento autoinducido, Arguedas vuelve a caer y el 28 de noviembre de 1969 se dispara en la cabeza, tras encerrarse en un baño de la UNALM. Cinco días después Arguedas moriría para la el Perú terrenal que tanto estudió y amó. Quedaría para el Perú del futuro no sólo su obra, sino su presencia como un peruano que quiso comprender qué es este país y cómo funciona. Su obra póstuma, El Zorro de arriba y el zorro de abajo se publicaría al año siguiente.


El sueño del pongo:



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...