domingo, 17 de junio de 2012

El padre en la literatura


Recordando el día del padre podemos hacer una rápida mención, en el campo literario, a algunos libros y hechos relacionados con la fecha. En el ámbito nacional la relación entre Mario Vargas Llosa y su padre, trasladada a la ficción, es un ejemplo de ello.

De hecho, es bastante citado este caso y ha sido abordado desde el campo no sólo literario sino también psicológico, desde el cual se han buscado elementos diversos para explicar la relación que Vargas Llosa expone.

En más de una novela, el escritor peruano representa a la figura paterna dentro de alguna situación ridícula, que lo deja mal parado, en medio de un vaivén que suele dar como resultado la humillación, la muerte, el alejamiento. Es decir, todo lo que debe representar la paternidad es suprimido. Esto lo podemos ver largamente ejemplificado en Conversación en La Catedral, donde el padre, al final, pierde su dignidad ante los ojos del hijo. 

Es casi innecesario decir que la vocación autobiográfica de las novelas de Vargas Llosa es bastante notoria. Y, como para no dejar ninguna duda de ello, en El pez en el agua, sus memorias que narran  tanto la época en que conoció a su padre tras creer muchos años que había muerto como su vivencia de candidato a la presidencia del Perú, muestras muy detalladamente lo que significó la relación con su padre.

Otro caso conocido es el de La carta al padre, de Franz Kafka. En este texto podemos ver cómo Kafka recrimina la educación tan estricta que su padre le había dado. En esta espiral llena de venganza, acusaciones y reproches, se expresa también aquella relación que, con tanta fuerza, pudo marcar a una persona como el escritor checo.

Dos casos emblemáticos en los que la relación padre-hijo no necesariamente se muestra buena.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...