lunes, 7 de noviembre de 2011

Bob Stein: el futuro del libro, en Lima


Bob Stein
Bob Stein, considerado uno de los más grandes pioneros y pensadores sobre libros electrónicos estuvo hoy en Lima, en el Centro Fundación Telefónica (CFT), para la Conferencia Magistral “Documentos Análogos / Documentos Electrónicos: La Evolución de la Lectura y Escritura en la Era de las Redes”, acompañado por un panel compuesto por Mirko Lauer (periodista y escritor), Eduardo Villanueva (profesor de Comunicación en la PUCP y especialistas en temas relacionados con las TIC) y José-CarlosMariátegui (fundador de Alta Tecnología Andina – ATA).  
La conferencia se enmarcó en el MMCLuhan100, organizado por el CFT por los 100 años del teórico canadiense de las comunicaciones Marshall McLuhan: “el medio es el mensaje”.


BOB STEIN EN LIMA
Tras las palabras inaugurales de un representante del CFT, Stein inició una charla que partía de premisas del mismo McLuhan para explicar proyectos sobre el futuro del libro y el rumbo que han tomado las publicaciones electrónicas.
En un video de 1960 McLuhan apunta: “Aún estamos tratando de meter cosas viejas en nuevos formatos”, a lo que Bob Stein agrega que esas nuevas formas son las que han ido cambiando a la sociedad, aunque esta no siempre ha aceptado los cambios. En este contexto “¿qué es un libro?” pregunta al auditorio y cita una definición del diccionario Merriam Webster con la que ha tenido que “lidiar” en los últimos 30 años: “a set ofwritten, printed, or blank sheets bound together into a volume”. En esta definición no hay espacio para nuevas formas, para unir conceptos más amplios a lo que representa un libro, señala. Aunque no se refleja en la definición de diccionarios, en la práctica ha sido necesario expandir la noción de una página para incluir imágenes y videos. De inmediato recoge una idea que se aplica al libro físico, producto ya acabado, y también al virtual: un libro es un mecanismo para hacer circular ideas.

En esta circulación de ideas, la teoría del juego -aprovechar de los juegos aquello que no vemos- entra a vincularse como una forma de entender la distribución de contenidos electrónicos. El primer network book, se desmenuza en párrafos y cada párrafo tienes sus propios comentarios. La idea es que la autoridad de los autores sobre los lectores disminuya y estos puedan entrar en mayor contacto o interrelación. O aunque dado el tema y la época, más valdría decir interconectados y vinculados. De esta manera el libro se convierte en una lugar donde se congregan los lectores “y a veces también los autores” añade en silencio la diapositiva detrás de Bob Stein. El proyecto para el futuro del libro que Stein muestra en el CFT tiene mucho de red social, pero para libros. Coordinar lecturas, comentar párrafos, resaltar líneas. Y todo eso compartido entre comunidades o abiertamente con cualquier internauta. Hacia el final, estos elementos llevan a la reflexión sobre el cambio de las nociones de privacidad. No sólo para los creadores de contenidos, sino para el ciudadano que antes poseía un objeto físico, un libro, que podía prestar y esperar a que se lo devuelvan, pero ahora tiene un libro virtual que puede compartir con cualquiera pero sin desprenderse de él. En el camino, la idea es cambiar la mentalidad, dejar la centralidad del contenido y formato únicos, por lo nuevo que ofrece la virtualidad.

PANEL
Después de la conferencia de Bob Stein, la participación de Villanueva, Lauer y Mariátegui giraron en torno a la preocupación e interrogantes que genera el no saber cuál es el rumbo final de estos cambios y cómo aplicarlos a la sociedad o en todo caso, como aprovecharlos mejor: “¿qué es salir del analfabetismo en el Perú de hoy? Llegar a la letra impresa o caer en la pantalla?” se pregunta Lauer, en medio de una disertación que trae a colación el contenido, la lectura, la tipografía, como elementos olvidados en el debate sobre los libros electrónicos. Mariátegui, a su vez, recuerda las famosas OLPC (One Laptop Per Child), repartidas en sendos colegios del interior del país, aunque sin la eficacia esperada. Villanueva, desde su doble rol de comunicador y bibliotecario expresa la preocupación por lograr una evolución conjunta de las dos nociones que se ha tenido del libro: el objeto o artefacto, relacionado a la industria cultural, y el medio de expresión que genera sentido comunicacional.

Finalmente, José-Carlos Mariátegui cierra las intervenciones del panel señalando cuatro características del libro virtual como objeto digital:
-La programabilidad. El libro electrónico editable.
-La integrabilidad. Al estar presente en la web se compone de diferentes protocolos y tecnologías que lo componen como capas o como un rompecabezas.
-La expandibilidad. Al ser virtual es ubicuo. Puede ser distribuido ilimitadamente, no está en un lugar, pero puede estar en muchos al mismo tiempo.
-El uso múltiple. Al poder distribuirse libremente, sin restricciones físicas, adquiere un uso social (que se liga con la usabilidad del libro como centro de redes sociales en torno a él).

G. Lopez T.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...