miércoles, 25 de diciembre de 2013

La respuesta al misterio es...


Fue hace algunas noches, quizá una semana atrás, quizá un poco más. Me abrí paso hasta donde se mantenía en pie con un cigarrillo en la mano y asumí mi rol de periodista. Estaba bastante más viejo de lo que recordaba haberlo visto recientemente, cargaba una barba crecida de algunos días y aunque vestía un traje elegante y corbata, yo lo veía en su hábito de monje, caminando por el bosque hacia su auto y pensando en Roshi. 

Cuando lo tuve a solo un metro de distancia nos rodeaban tres o cuatro personas más, pero su presencia era irrelevante. Tardé varios segundos en reaccionar y articular una pregunta de la que, de inmediato, me arrepentí. Leonard Cohen visitaba Perú y no se me ocurría decirle nada que -era mi intención- él pudiera recordar como algo memorable. 

"¿Cómo es su proceso creativo?" solté y en ese instante me di cuenta de cuán tonta y poco creativa había sido la pregunta. El hombre debía haberla escuchado miles de veces y seguramente estaría ya cansado de tener que responderla. Y ciertamente su respuesta me sorprendió, aunque no en el sentido que esperaba.

"Mi proceso creativo ha sido -dijo, de la forma amable en que un profesor enseña a leer a un pequeño- desde hace más de 60 años, justamente eso: un proceso". Dijo algo más, pero sin pronunciar palabra, luego de ello sonríó, se colocó los lentes oscuros y extendió la mano.

Fue allí que terminó el sueño o, en todo caso, fue allí que terminó lo que recuerdo. Desde entonces, frases de Cohen parecen ser la respuesta a todo -más que nunca. Es como si sus propias palabras se tornaran ciertas para mi:

"Tonight its become clear to me, tonight the great mysteries have unravel. I penetrated to the very core of things and I have stumbled on the answer (...) The answer to the misteries is... Do dum dum dum de do dum dum" .

Gracias Leonard.

(Ver video a partir del minuto 7)




Gustavo Lopez T.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...