miércoles, 5 de marzo de 2008

LA LUNA DE PIERROT

El movimiento limitado dentro de un mundo lleno de paredes materiales exacerba la capacidad de ciertos seres. Aquellos que se rigen más por lo que no ven en vez de por lo que se les presenta como causas primeras. Buscan lo que saben que es superior a todo lo que a su alrededor se encuentra. Ya que todo en este mundo es tan oprimente, se liberan trasponiendo su propio ser sobre existencias inalcanzables para otros, o tal vez mejor sería decir inexistentes, pues ni siquiera mantienen una sintonización con lo que esta les pueda dar. Así las presiones diarias se convierten en la lenta agonía de quienes ven en las rutinas la peor de las sentencias.

Sentencias que lleva a muchos al escape en la introspección, o a la soledad o locura, según diría la mayoría de personas, de visión limitada. Soledad como la que vivía Pierrot, acompañado verdaderamente tan sólo de la luna, de la cual estaba enamorado y que para él era la única existencia que lo liberaba de sus demás compañeros de la Comedia del Arte, como Arlequin o Columbina, que rayaban en el materialismo. De esa manera, Pierrot veía en la luna una verdadera existencia, no como el resto, traspasaba la capacidad de su entorno y se rodeaba de existencias superiores. Así la Luna lo llevaba a sentirse más allá de la frontera de su mundo, como el arte lo hace con nosotros.

Es de esta manera que La luna de Pierrot, busca convertirse en un espacio que tiene principalmente dos finalidades. La primera, ser, para los redactores, esa forma de liberación, de traspaso del muro que nos cerca, llegando a establecer dentro de nosotros una conexión directa con lo que no pueden ver las personas que se ciegan. Y como segunda proposición tenderemos a mostrar mediante esa liberación personal, a los demás, esas otras formas de existencia que no pueden alcanzar, y que les son desconocidas. Todo ello simplemente con una premisa: la de establecer un espacio sobre arte, y nada más que de arte, en su relación con cualquiera de nosotros. Así, enamorados de la Luna, enamorados del Arte.

Pierrot Wilhelm
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...